La evolución del snowboard

04/10/2004 a las 02:19:32 » 2881 visitas

El snowboard bendice sus calcetines térmicos, realmente no ha tenido unos inicios fáciles. Para empezar, su padre biológico no ha sido identificado con seguridad:
¿Fue Jack Burchett quien en 1929 junto un tablón de madera con unas riendas de caballo a modo de atadura? o ¿ Sherman Poppen, en 1965 con su prototipo Snurfer, que originalmente fue un regalo para su hija Wendy, para acabar haciendo medio millón de tablas el año siguiente?

De cualquier modo, el snowboard tubo una infancia problemática. En un mundo dominado por los esquiadores, el snowboard sentó como una broma pesada: las primeras tablas eran bastante rústicas, con un diseño direccional rematadas con una cola de golondrina (dividida en dos aletas, inútil del todo salvo en nieve polvo profunda), y los snowboarders eran ridiculizados. En la mayoría de las estaciones de esquí, se les prohibió el acceso, mientras que en los lugares en que se les permitió la práctica no se les dejo usar los remontes, ya que sus fijaciones no cumplían los estándares de seguridad de la equipación de esquí.

cola de golondrina

Así que las tendencias antisociales del snowboarding fueron fomentadas ya desde una edad temprana. Se les negó el uso de las pistas, haciendo de los snowboarders animales del backcountry (fuera pista), reuniéndose en grupos, construyéndose ellos sus propios saltos. El snowboard se convirtió en algo proscrito, lo que captó rápidamente la atracción de los medios dedicados a los más jóvenes.
El estilo punk rock y skater, viajó a las montañas, y pronto el tamaño de los pantalones de los snowboarders era solo superado por sus saltos.

Actitud y altitud combinadas y, como un adolescente agresivo, el snowboard empezó a romper con su padrasto (La Federación Internacional de Esquí). El catálogo de los trucos más locos y sus lineas de bajada en polvo, eran incomprensibles para la mayoría de los esquiadores de mediana edad. Pero ya no ahora: el esquí freestyle ha hecho unos progresos encomiables, evolucionando igual que el snowboard hizo ya hace más de 10 años. Los esquiadores se han infiltrado en los snowparks de todo el mundo, y han asimilado muchos de los trucos firmados por snowboarders, desde rodeo flips al jibbing, siendo en las barandillas donde han llegado a destacar por encima de muchos snowboarders.

 

De todas maneras, los snowparks siguen siendo mayoritariamente territorio y temas de los snowboarders, los parks están mejorando mucho gracias a las mayores inversiones y a las maquinas creadas para el shape (como el potente Zaugg Pipe Monster, por ejemplo).

La actitud prevalente “no hay caidas, no hay pelotas” de antaño, se va evaporando. Y la mayoría de los park tienen kickers y barandas sencillos para inciarse, cuando no un área especializada para los freestylers novatos.

Dándose una vuelta cualquier día por un snowpark, uno puede quedarse atónito viendo los más que espectaculares saltos de los riders, volando en el pipe, y trucos propios de los videos. Pero para disfrutar de los trucos más increíbles nada mejor que asistir a una de las competiciones que se celebran a nivel europeo.


Lejos van quedando los tiempos del snowboard proscrito ¿o tal vez no?.

Fuente: The Observer
Deja tu comentario


Introduce el código de seguridad que aparece en la imagen.
Publicidad
Buscar
Por favor, introduce un texto para buscar...
Contacto
Rellena el siguente formulario y ponte en contacto con nosotros. Te responderemos lo antes posible.



Tags
Enlaces
Síguenos