Grandvalira afronta el cambio climático

23/01/2008 a las 19:15:23 1341 visitas

En el marco de la Semana del Medio ambiente, Grandvalira ha celebrado una jornada el pasado martes sobre meteorología bajo el nombre ‘Un tiempo de cambios: oportunidades de las estaciones de invierno’. La ponencia fue a cargo de tres reputados expertos en la materia: Javier Martín-Vide, Catedrático de Geografía Física de la Universitat de Barcelona; Albert Barniol, licenciado en Ciencias Físicas en la especialidad de Física del Aire por la Universidad Complutense de Madrid y meteorólogo de Televisión Española; y Josep Tomàs, licenciado en Ciencias de la Tierra por la Universitat de Barcelona y en Ciencias del Medio Ambiente por la Universidad de Perpiñán y Presidente de la Asociación de Meteorología de Andorra y Ciencias de la Atmósfera. Conrad Blanch, Consejero Delegado de Grandvalira, ejerció de moderador de esta mesa redonda que se celebró en el Restaurante Pi de Migdia de Grandvalira-El Tarter.

Los tres ponentes destacaron “la iniciativa de Grandvalira de profundizar en un tema de rabiosa actualidad” que estuvo tratado desde tres puntos de vista: una visión del cambio climático a nivel global, una visión más enfocada al tratamiento de la información como concienciación y también refiriéndose más específicamente a las estaciones de esquí y desde un punto de vista más local, analizando la situación con datos concretos de Andorra.

Martín-Vide: “Adaptarse al cambio climático es adaptarse también a las nuevas posibilidades”

“El cambio climático es el problema ambiental más importante al que se enfrenta la humanidad”, aseguró Martín-Vide, convencido, no obstante, que el nuevo escenario al que tendrá que hacer frente la humanidad es también un escenario de nuevas “oportunidades”. En su análisis global, el catedrático destacó que el calentamiento que sufre el planeta es “inequívoco, inusual, antrópico e inquietante”. “Todos somos agentes y todos podemos ser víctimas”, explicó como conclusión del cuarto informe de l’IPCC, considerado “la Biblia del cambio climático”. Martín-Vide destacó algunas cifras irrefutables: en el último siglo la temperatura mediana global del planeta ha subido 0,74 décimas y ahora “el caballo de batalla es si los humanos somos o no culpables”. En todo caso, “todos los modelos apuntan a una subida en la proyección futura de las temperaturas”, entre 1,8 grados y 4 grados al 2090. La evidencia, según Martín-Vide, es clara y en este sentido “adaptarse al cambio climático es adaptarse también a las nuevas posibilidades”.

Albert Barniol: “Es importante traducir la información científica para concienciar y no alarmar”

Físico, meteorólogo y experto esquiador, Barniol destacó la importancia de traducir “una información científica a los usuarios con el fin de concienciar y no alarmar”. Barniol explicó la variabilidad de los modelos numéricos destacando “que la tendencia es lo más importante”. ¿Y qué se extrae de la tendencia? Pues que los cambios de temperatura se producirán (en los Alpes el aumento de temperatura será de entre 1 y 5 grados en verano y entre 1 y 3 en invierno) y que las soluciones por las estaciones pueden pasar “por subir sus cotas y concentrar mucho más los días de esquí. Pero al fin y al cabo no implica un futuro más negativo sino un futuro al cual hará falta adaptarse. La natura humana es sabia y se adapta a los cambios. Además, no quiere decir que no podamos disfrutar todavía de buenas temporadas de nieve”.

Josep Tomàs: “Los últimos años no han sido malos en el Pirineo”

Basándose en los datos de los últimos 18 años de la estación meteorológica de Ransol, situada a pie de pistas de Grandvalira, Josep Tomàs expuso la media de precipitaciones en invierno, una media que ha disminuido en un 11 por ciento, aunque desglosado por meses nos encontramos que el mes de enero la media ha subido. “La tendencia es que habrá inviernos más fríos, pero con menos precipitación y concentrada al final de temporada”. Los datos recogidos por la estación meteorológica de Ransol han reflejado que la temporada 06-07 fue totalmente una temporada de invierno atípica.

Ahorro de energía y agua, “una norma de por vida”

A las conclusiones de la mesa redonda, hace falta destacar que “el ahorro de energía y agua debe ser una norma de por vida. Éticamente no hay un otra opción que no sea el ahorro, no hay otra opción que no sea cambiar”, aseguró Martín-Vide. “Pero todavía estamos a tiempo. El calentamiento es inevitable, pero estamos a tiempo de evitar procesos irreversibles”.

“Efectivamente, podemos hacer mucho por mitigar este impacto”, coincidió Conrad Blanch, “nos tenemos que adaptar y la montaña tiene unas posibilidades muy grandes”, destacó el Consejero Delegado de Grandvalira, que en su introducción puso en contexto la importancia de la nieve en un país como Andorra, donde el esquí representa el 20 por ciento del PIB y es un motor que dinamiza sectores y de manera directa o indirecta tiene ascendencia en el 80 por ciento de la economía andorrana. Conrad Blanch destacó las medidas adoptadas por las estaciones, como las inversiones en nieve de cultivo (en Andorra un 40 por ciento de la oferta esquiable es con nieve de cultivo), la evolución de la tecnología por ganar en eficacia, cuidar el suelo y hacer una buena gestión del agua, una agua “que nosotros tomamos y después la volvemos”.

Grandvalira, una de las primeras estaciones de Europa en obtener la ISO 14001 de Medio ambiente para Soldeu-El Tarter, ha sido la primera a la hora de tratar el tema abiertamente junto a tres expertos en la materia. Según Martín-Vide, todo el mundo que se adelante en tomar medidas y ser conciente de los cambios que se están aconteciendo, tendrá una clara ventaja por encarar los nuevos escenarios que se puedan presentar.

Fuente: Grandvalira
Deja tu comentario

Introduce el código de seguridad que aparece en la imagen.
Publicidad
Buscar
Por favor, introduce un texto para buscar...
Contacto
Rellena el siguente formulario y ponte en contacto con nosotros. Te responderemos lo antes posible.



Enlaces
Síguenos