Reportaje de Grandvalira

02/02/2009 a las 21:37:24 2114 visitas
El penúltimo fin de semana de enero lo pasamos en Andorra, con la intención de traeros un reportaje completo de Grandvalira y su estado actual. Desafortunadamente esta vez el tiempo no estaba de nuestra parte, y el temporal de fuertes vientos que asoló España durante esos días, también llegó a los Pirineos Andorranos.

La mañana del sábado amanecía soleada no haciendo presagiar los fuertes vientos que azotarían, sobre todo, las zonas altas unas horas después. Con los bártulos preparados ya nos disponíamos a coger el primer remonte, cuando la estación hubo de cerrar todo su dominio esquiable. El viento empezaba a ser fuerte en algunos puntos, y sobre todo las predicciones no eran en absoluto halagueñas. Durante la tarde noche el viento azotó todos los valles en rachas fuertes intermintentes.

El domingo amaneció de nuevo soleado, pero esta vez no había nada de viento. Sin embargo los efectos del vendaval pasado, afectaron al telesilla de la Portella, que da acceso al resto del dominio a los esquiadores que acceden por el telecabina del Canillo. Por ello hasta que estuvo subsanado este problema Grandvalira dispuso de autobuses para trasladar a los usuarios desde el Canillo hasta el Tarter.

Con retraso pero superadas todas las trabas que la meteorología nos puso, pudimos empezar a disfrutar de un día espléndido, muy soleado y con prácticamente todo el inmenso dominio de Grandvalira abierto.

La calidad de la nieve era variable, desde la nieve polvo abundante en la zonas donde el viento la había acumulado, a la nieve más dura en las zonas donde el mismo viento la había barrido. Fuera de las pistas en algunas zonas se observaban prominentes cornisas y se veían multitud de pequeños aludes, fruto del viento. Lo que desancosejaba la práctica del esquí o snow de montaña, y nos recuerda que los días posteriores a jornadas de viento importante deben evitarse para la práctica de esta disciplina, dado el riesgo extra que provoca el viento acumulando nieve en unas zonas y desestabilizando otras.

El estado de las pistas era bastante bueno, salvando alguna placa dura, así mismo nos encontramos con pistas sin aglomeraciones, y remontes de acceso bastante rápido. Es una de las principales ventajas a nuestro juicio de Grandvalira, y es que merced a la gran extensión en km y pistas de Grandvalira y sus más de 60 modernos remontes (muchos de alta capacidad, con tres telecabinas y 10 telesillas desembragables de 6 plazas), la estación puede absorver a un grandisimo número de usuarios sin que ello repercuta en embotellamientos y excesiva concentración de usuarios en pistas.

Como se puede apreciar en todas las fotos, Grandvalira cuenta con un abundante espesor de nieve, aumentado más si cabe durante el martes de la semana pasada, merced a unas importantes nevadas que dejaron más de medio metro en algunas zonas, y que sobre todo servirán para volver a contar con una calidad de nieve polvo en todo el dominio, y que durante el día del reportaje había que buscar en las laderas de sotavento, donde se habían acumulado espesores nada despreciables de este powder.

Nieve, nieve y más nieve, nos espera para otras ocasiones en el mayor domino esquiable de la Península.

Algunas imágenes adicionales:

Fuente:
Deja tu comentario

Introduce el código de seguridad que aparece en la imagen.
Publicidad
Buscar
Por favor, introduce un texto para buscar...
Contacto
Rellena el siguente formulario y ponte en contacto con nosotros. Te responderemos lo antes posible.



Enlaces
Síguenos