Les Agudes del Montseny

28/01/2017 a las 00:54:46 » 972 visitas
  • Desnivel: 1.100D+ (1.200m - 1.700m)
  • Dificultad: Media MBEA-S3
  • Orientación: Noreste - Noroeste
  • Duración: 5 h
  • Ascenso: 4 h (2 subidas)
  • Descenso: 1 h (2 bajadas)
El macizo del Montseny pertenece a ese grupo de montañas relativamente “famosas”, como el Moncayo, el Canigó, Montserrat o el Pedraforca. Son montañas muy estéticas, fácilmente accesibles desde grandes poblaciones y que son acosadas cada fin de semana por centenares de domingueros (pixapins en catalán). Por motivos personales es una montaña con la que tenemos muchos lazos.
3 picos forman esta pequeña zona montañosa: el Turó del Home, el Matagalls y Les Agudes. Levanta sus más de 1.700 metros en una llanura y es fácilmente visible desde muchos puntos de Cataluña, está muy cerca del mar y no suele tener nieve. Durante 7 años no se han dado las condiciones para que tenga sentido acercarse con la tabla o los skis; así que cuando es posible hacerlo, se convierte en algo muy especial.
Cara sur del Turó del Home
Cara sur del Turó del Home desde Sant Celoni
La temporada 2016 - 2017 empezó con varios temporales de sur y con algunas borrascas frías que se descolgaron desde el centro de Europa. El verano del 2016 fue muy cálido y el Mediterráneo todavía estaba muy caliente cuando empezaron a llegar estas tormentas, que se activaron, cargándose de humedad y dejando caer nieve en cotas muy bajas.
Este fantástico regalo de la naturaleza vistió de blanco las cumbres del Montseny y nos permitió soñar con bajadas imposibles a los fanáticos de la nieve.
En el invierno del 2010 ya nos acercamos al Turó del Home con nuestra tabla, así que es una zona que conocemos bien y teníamos bastante claro la ruta que queríamos hacer.

Cara norte del Turó de lHome desde Les Agudes
Cara norte del Turó de lHome desde Les Agudes
Aparcamos a 1.200 metros de altura en la carretera BV-5114 que pasa por la Font de Passavets. El espesor del manto es bastante bueno, más de 50 centímetros en general y algo más en zonas protegidas y fondos de torrentes. Vamos subiendo por una senda marcada que zigzagea por un bosque de hayas.
La nieve está un poco dura, "crosta" como decimos por aquí. El camino está lleno de trazas viejas de raquetas y antiguas huellas profundas; en algunos tramos resulta más sencillo foquear por el bosque, fuera del camino.
Nos cruzamos con todo tipo de montañeros: raqueteros, skiadores de montaña, alpinistas... incluso alguno con la tabla a la espalda. En poco más de una hora y después del algún despiste, llegamos al collado previo a la cima de Les Agudes. Las vistas de la cara sur del Pirineo son magnificas. La verdad es que Les Agudes nevadas tienen un aspecto muy alpino, con paredes verticales, salientes de roca, pequeñas crestas. Se nota que su corazón de granito gneis tiene mucho carácter.

Inicio de la ruta
Inicio de la ruta
Primeros metros por el Hayedo
Primeros metros por el Hayedo
Traza dura y removida
Traza dura y removida
Claro en el bosque con el Turó al fondo
Claro en el bosque con el Turó al fondo
Llegando al collado de Sacarbassa
Llegando al collado de Sacarbassa
Cima de Les Agudes desde el collado
Cima de Les Agudes desde el collado de Sacarbassa
Vista al sur desde la cima de Les Agudes
Vista al sur desde la cima de Les Agudes
Hemos subido por la cara Noreste y nuestra intención es bajar por la Noroeste, para después remontar el collado y volver a bajar por donde hemos subido.
En el cambio de orientación a Noroeste (NO), mucho más sombría a estas horas, nos espera una nieve muy dura, donde es casi imposible clavar el canto. Para aumentar la emoción, hemos cometido un error de novatos y hemos dejado el piolet en el coche.
La verdad es que se nos hacía extraño hablar de crampones y piolet en una montaña que esta fuera de los Pirineos. Ahora nos espera un tubo de nieve helada con 40º grados de pendiente media, algún tramo de 45ª, salientes de roca, árboles....
Los primeros giros por el tubo son muy tensos, tenemos que cambiar de canto en el aire y nos vibran hasta las pestañas. Vamos perdiendo altura rapidamanente, pero la nieve sigue muy dura. Hacemos una parada y nos planteamos si merece la pena seguir bajando en estas condiciones y sin piolet.
Parece que los próximos metros transcurren por un soleado claro en el bosque donde la pendiente cada vez es más suave. Decidimos arriesgar un poco más y por suerte el sol ha transformado la nieve y podemos disfrutar de los últimos giros de la bajada. Primeros giros en el tubo
Primeros giros en el tubo
La cara del Pirineo en el horizonte
La cara del Pirineo en el horizonte
Giros lentos y mucha precisión
Giros lentos y mucha precisión
El Matagalls al fondo desde el claro
El Matagalls al fondo desde el claro
Últimos giros en el claro
Últimos giros en el claro
 Itinerario de bajada en rojo
Itinerario de bajada en rojo (Foto del 2010)
Volvemos a subir de nuevo hacía el collado, pero decidimos no montar pieles; pensamos que con crampones y la tabla a la espalda nos resultará más comodo avanzar.
Por casualidad, durante los primeros metros de subida nos encontramos con un otro grupo que sube al collado desde Sant Marçal y donde vemos que hay 2 splits; que resultan ser Gerard y Cía., dos compañeros splitters de Girona que realizaron la Transpirenaica con sus tablas en la primavera del 2015.
Aunque la bajada nos ha dejado bastante cansados, la subida en grupo se hace muy amena. La nieve también esta removida en la senda de esta ladera, pero el sol hace rato que calienta y se sube bien.
Llegamos de nuevo al collado pasadas las 14:00 y en la ladera este nos espera una nieve transformada por el sol muy disfrutona. Durante el ascenso hemos tomado algunas referencias, pero no es lo mismo bajar que subir y vamos corrigiendo el rumbo varias veces mientras bajamos. En los primeros metros el bosque es un poco denso y la pendiente obliga a girar rapidamente y con precisión. Poco a poco la pendiente se va suavizando y aumenta el espacio entre los árboles, lo que nos permite ir jugando con las formas de la nieve y los troncos de los árboles.
Llegamos al coche muy contentos, después de hacer 1.000 metros de desnivel positivo, cerquita de casa y con la sensación de hacer una actividad de cierto nivel. Ojalà no tengamos que esperar 7 años para voler por aquí. Como pasa después de cada salida, tenemos más deberes pendientes apuntados en la lista.

Fuerte pendiente de subida
Fuerte pendiente de subida
Llegando al collado de nuevo
Llegando al collado de nuevo
Últimos giros por el bosque de hayas de la cara est
Últimos giros por el bosque de hayas de la cara este
Fuente: Abel Mancho
Deja tu comentario


Introduce el código de seguridad que aparece en la imagen.
Publicidad
Buscar
Por favor, introduce un texto para buscar...
Contacto
Rellena el siguente formulario y ponte en contacto con nosotros. Te responderemos lo antes posible.



Enlaces
Síguenos