Descenso del Gra de Fajol, II parte (21/04/2007) - MBEA-S4

15/10/2007 a las 22:03:52 » 6505 visitas
¿Donde nos habíamos quedado? Ah sí...

Habíamos llegado a la cima. Jesús algo más castigado que yo. Y nos preparábamos para la bajada. Eran poco más de las nueve de la mañana y el sol ya hacía un buen rato que nos calentaba, y no poco, para ser mediados de Abril.

Habíamos subido con una nieve aparentemente dura, pero que nos dejaba clavar las puntas de los crampones sin grandes problemas, lo cual hacía presagiar que cuando comenzáramos la bajada, esa pequeña capa de nieve más floja nos permitiría bajar cómodamente, clavando el canto tanto como quisiéramos.

Así que ni nos planteamos la posibilidad de que fuera necesario llevar el piolet en las manos, puesto que aún sabiendo que la pendiente de la cara norte hacía aconsejable llevarlo en la mano, el tipo de nieve que nos encontramos en la subida nos dió bastante confianza.

Jesús, que estaba algo más cansado que yo, y que sobre todo tenía muy pocos kilómetros de snowboard en sus piernas, debido fundamentalmente a la escasez de nieve, decidió bajar por el lugar más fácil de los dos o tres posibles desde la cima.

Decir el más fácil, no quiere decir que fuera fácil, puesto que la pendiente en la salida rondaba los 45º, aunque era bastante ancho. Yo, en cambio, decidí bajar por un pequeño canal, más estrecho, de igual pendiente, flanqueado por pequeñas rocas.

Jesús ya está listo para comenzar, me mira y .... adelante Jesús.



Comienza a bajar, y un sonido nada amigable comienza a sonar. Es ese tipo de sonidos que a uno le dice que algo no va bien.



Jesús no es capaz de encadenar un giro. Simplemente se deja caer, suavemente, esperando que esa maldita nieve sólo esté en la cima.



Una vez me comunica por walkie que se ha detenido, me dice tambien que me prepare, que la nieve está dura, y que le cuesta mucho agarrar el canto.

Comienzo mi descenso y empiezo a catar esa nieve, mezcla de dura, costra. Dos centímetros solamente, dos centímetros son los que tiene de espesor la capa que de nieve superficial, más floja. Así que para abajo, despacito, y buena letra. Hago mi primer giro, y a esperar un lugar mejor para continuar girando.





Llegados a este punto, me doy cuenta que no es una cuestión de estilo, sino más bien de supervivencia.



El ambiente es alpino, la pendiente respetable, y el color de la nieve, una falsa amiga.



Esta zona de la bajada, en condiciones normales, tiene que ser muy agradable. Es una gran pala, idílica, a 40º, y sin piedras. Según bajamos, Jesús y yo nos vamos animando, y conseguimos dar tímidos virajes.



Pero que nos agotan psicológicamente y nos obligan a parar cada pocos metros por la tensión. Aunque parar, lo que se dice parar, no parábamos mucho, por que la pendiente y el estado de la nieve no nos permite detenernos realmente.



Una instantánea de Jesús en plena acción.



A veces iba yo por delante, a veces él. Esta vez me tocó a mi, y el paisaje a nuestros pies, sobrecoge, aéreo.



Una vez bajada la primera parte de la pala, decidimos dirigirnos hacia el gran tubo central, que conservaba mucha nieve. Eso nos obligaba a hacer una gran diagonal.



Me situo justo debajo de Jesús para contemplar la zona en cuestión. Justo en la parte más baja de la pala se puede elegir entre el gran tubo central, o un tubo más estrecho, pero suficientemente amplio, más a la derecha. Ese tubo es el que se ve en la siguiente imagen.



La bajada de la cara norte del Gra de Fajol está llena de alternativas. Las zonas más fáciles no tienen especial complicación, excepto la inherente a la pendiente. Las zonas más complicadas son tubos realmente estrechos, sólo aptos con buena nieve. Nosotros escogimos algo fácil, dentro de la dificultad de la pendiente y del tipo de nieve que teníamos.



Jesús deja su marca, o al menos lo intenta por que la nieve no se dejaba, justo al borde de la pared natural del gran tubo central



Yo decido bajar por el gran tubo central, al menos hasta el tubo inferior más estrecho que se veía en una foto anterior.



Comienzo a bajar, y la nieve continua igual de mal, así que mis intenciones de hacer algún giro, se ven frustradas por completo.



Los intentos de giro quedan en eso, intentos. Son cambios de canto, suaves, pero laaargos.





Por si a alguno le queda alguna duda de la pendiente....pues que vea la foto, que no está inclinada, no como algunas que se ven en algunas publicidades.





Estamos llegando al final de la bajada, y en este punto decido meterme por el tubo más estrecho. No es difícil, es bastante ancho, y la salida sin problemas.



Jesús se acerca a mi, intercambiamos cuatro palabaras, y adelante.



Comienzo la bajada por la zona más lisa y uniforme, realizo un giro previo en frontside para afrontar la entrada en backside, pero mientras me deslizo de frontside clavo demasiado el nose de la tabla. Se frena de golpe y salto por los aires en vuelta de campana.

Doy dos volteretas mientras comienzo a deslizarme pendiente abajo, cogiendo cada vez más velocidad. Las rocas se acercan, y es que entre la pendiente y capa de nieve dura, las cosas no están como para jugar.

Estiendo los brazos en cruz para conseguir aumentar mi rozamiento y ganar establilidad en la caida, y lo consigo. Comienzo a frenar, pero mientras lo hago notodo una sensación extraña en mi brazo izquierdo. Noto frío y calor a la vez.

Cuando consigo detenerme, veo que la manga izquierda de mi ropa se me ha subido dejando al descubierto mi brazo, lo que ha provocado una buena quemadura. Eso sí, muy limpia.

Cabreado conmigo mismo por haber cometido este error, que realmente han sido un cúmulo de errores, continuo mi descenso, sin muchas ganas, y me detengo para ver los movimientos de Jesús.

Intuyo como se debe sentir él. Así que comienza a bajar, tranquilo, despacio, y asegurando, que no está el horno para bollos.





Mientras se acerca, puedo tirarle unas cuentas instantaneas. Y, pudiendo enseñaros cualquiera, prefiero enseñaros la mejor.



El resto de la bajada no tuvo mucho misterio, y por eso mismo tampoco hay fotos. Despues de reunirnos y comentar lo que había pasado, bajamos tranquilamente por las pistas de la estación, que estaban muy disfrutonas despues de dos horas de sol. Pero yo no estaba para muchas alegrías.

La consecuencia final fuede quince días de inactividad por que no quería correr el riesgo de tener otra caida que me pudiera afectar la recuepración de la quemadura. Así que no pude aprovechar mucho más la poca nieve que quedaba. Aún así, el fin de temporada dió para dos ascensiones más, que os contaré en futuros reportajes.

Por último, mostraros el mapa de rigor, con la subida y con la bajada, y para los que allais llegado hasta aquí, teneis un regalo.

¿Sabeis qué es Google Earth? Es un navegador especial que permite visualizar todo el globo terraqueo desde la altura que se quiera, y desde el ángulo que se desee. Pues snowevolution.com está de enhorabuena por que os presenta una novedad que se intentará incluir con cada reportaje. Os presentamos el mapa y el archivo kml con la ruta de este día:

”Haz

Fichero KML para Google Earth

freeride snowevolution.com

Fuente: SnowEvolution
Contenidos relacionados
10/10/2007
Una nueva experiencia, bajar la norte del Gra de Fajol. La subida fue entretenida, pero más lo fue el descenso. Para empezar a abrir boca, aquí teneis lo que dió de sí el ascenso de esta mítica montaña del pirineo catalán más oriental.
Deja tu comentario


Introduce el código de seguridad que aparece en la imagen.
Publicidad
Buscar
Por favor, introduce un texto para buscar...
Contacto
Rellena el siguente formulario y ponte en contacto con nosotros. Te responderemos lo antes posible.



Síguenos