Cara este del Pedraforca

06/02/2014 a las 09:00:12 » 4893 visitas
  • Desnivel: 916 metros (1.440m - 2.356m)
  • Dificultad: Alta. MBE-S3.
  • Orientación: E
  • Duración: 5 h
  • Ascenso: 3:30 h
  • Descenso: 90 min.
Con permiso de la montaña de Montserrat, el Pedraforca es uno de los iconos por excelencia de Catalunya. Todos los amantes de la roca, el hielo o la nieve se acercan a esta montaña para disfrutar de lo que nos ofrecen sus estéticas paredes de caliza y sus dos cimas gemelas .
El Pedra (para los amigos) estaba en nuestra lista de tareas pendientes desde hacía años. No es una montaña fácil para hacerla con tabla o esquís. Nos esperan más de 900 metros de desnivel positivo si subimos por la ruta normal de la cara este. Además, unos 600 metros de porteo de material por un espeso y pendiente bosque pondrán a prueba nuestra resistencia (300 metros de subida y 300 metros de bajada). Y por si fuera poco, se encuentra en el sur del Pre-Pirineo y su moderada altura y orientación este no ayudan a conservar la nieve.
Un descompuesto pedregal ("Tartera", en catalán...) que supera los 30º de pendiente media, una orientación soleada, una larga aproximación, paredes escarpadas.... Pues si, el Pedra no es una montaña fácil. Y eso la hace todavía más atractiva, si cabe.

Cara este Pedraforca
Cara este del Pedraforca desde el pueblo de Saldes
Durante los primeros meses de frío de la temporada 2013-2014 los flujos de oeste han cargado de nieve la cara sur del Pirineo Oriental, incluso en cotas bajas. Gracias a esto la cara este de la canal que divide en dos el Pedraforca estaba en condiciones esquiables desde mediados de Diciembre.
Nuestra intención era buscar un día con nieve reciente para disfrutar al máximo de la bajada, aunque eso hiciera más dura la subida. Así que estuvimos atentos a las previsiones y un jueves, después de una nevada húmeda de sur-oeste, nos pusimos en marcha. Las previsiones no eran del todo buenas, pero tampoco del todo malas, nubes altas y viento fuerte en altura
Dejamos el coche a 1.450 metros de altura, pasado el pueblo de Saldes, en el área de Pic-nic de la carretera que lleva al mirador de el "Gresolet". Por simple curiosidad intentamos subir un poco más, pero no pudimos, la carretera no estaba limpia.

Área de Pic-nic
Área de Pic-nic y primeros metros de la ruta
Con los trastos a la espalda, empezamos a subir por una senda que cruza el espeso bosque de manera directa, sin evitar la pendiente. En las zonas más sombrías la nieve parece continua y nos hace pensar en dejar de portear, incluso podemos ver restos de trazas antiguas. La realidad es que el manto es discontinuo, hay muchas raíces y piedras que no permiten montar las pieles y subir foqueando.
Gracias a la pendiente ganamos altura con rapidez y en poco más de una hora estamos a 1.800 metros. A esta altura la nieve es continua y desde algunos claros del bosque ya podemos ver el final de la famosa canal principal, llamada "Tartera", que parte en dos la montaña.

Nieve discontinua
Nieve discontinua en el bosque
Final del bosque y primero metros de la Tartera
Final del bosque y primero metros de la Tartera
Llegamos al final del bosque y desde aquí ya podemos poner pieles y dejar de portear. El camino es estrecho e irregular, y está lleno de piedras grandes y troncos. El foqueo antes de la Tartera se hace un tanto técnico y la pendiente no ayuda con las vueltas maría.
El viento del oeste sopla con fuerza en cotas altas. Caen algunas purgas de nieve reciente de la cima sur de la montaña, conocida como el "Pollego Inferior".
La senda desemboca en la canal principal que baja de la "Enforcadura", el collado formado entre las dos puntiagudas cimas llamadas "Pollegons".
La pendiente aumenta progresivamente hasta alcanzar los 30º. Una capa de nieve reciente de unos 10 centímetros permite hacer amplias lazadas para salvar la pendiente cómodamente. Podemos ver los restos de algunas purgas y algunos "bolos" de nieve dura en la base de la paredes que flanquean la canal principal por la izquierda.

Tramo estrecho y técnicol
Tramo estrecho y técnico antes de la canal
Primeros metros de la canal principal
Primeros metros de la canal principal

Llegamos a la canal principal después de quitarnos la tabla en un estrechamiento que divide en dos la parte final. Pasado este punto podemos hacer grandes diagonales por toda la anchura de la canal.
La nieve es bastante amable y mejora su calidad y estabilidad a medida que subimos. Solamente en la parte central de la canal el manto está un poco compactado y nos hace acordarnos de las cuchillas, pero solamente son unos metros. Nuestro compañero Josep va con la tabla a la espalda y crampones, en algunos tramos se hunde hasta la rodilla y se le hace muy duro avanzar.

Saliendo del estrechamiento
Saliendo del estrechamiento
Pared izquierda
Pared izquierda
Zona media de la Tartera
Zona media de la Tartera
Durante toda la subida hemos tenido unas densas nubes enquistadas en la parte alta de la montaña. Superados los 2.000 metros de altura llegamos al limite de las nubes y la visibilidad empeora bastante. El fuerte viento del oeste empieza a hacerse notar.
La visibilidad es nula y no distinguimos el relieve, por unos momentos nos planteamos si merece la pena seguir subiendo, la previsión de la meteo es que el tiempo empeore a partir de mediodía. Al final decidimos avanzar con calma hasta donde las nubes nos lo permitan.
La pendiente y el viento aumentan repentinamente. Buscamos el resguardo de la pared izquierda y nos ponemos la tabla a la espalda para seguir progresando. Algunas rachas de viento consiguen tirarnos al suelo.
Como dirían los franceses, Eh Voila!, sin darnos cuenta llegamos al collado de la Enforcadura. Con estas condiciones no merece la pena hacer cima, además de que puede ser muy peligroso. Así que montamos las tablas en medio del vendaval y nos preparamos para empezar a bajar.

Luza plana y poca visibilidad
Luza plana y poca visibilidad
Últimos metros antes de la Enforcadura
Últimos metros antes de la Enforcadura
Primeros giros de la bajada
Primeros giros de la bajada
La calidad de de la nieve es bastante buena en la parte alta, compactada por el viento pero sin estar totalmente dura. Los primeros giros saben a gloria, la pendiente y la amplitud de la canal nos invitan a dejarnos ir, pero la mala visibilidad nos frena.
A medida que bajamos la calidad de la nieve empeora y se humedece, hasta el punto de no poder hacer giros demasiados cerrados. Suerte que la pendiente nos ayuda a avanzar.
Que corta se hace siempre la bajada!!. En pocos minutos llegamos al estrechamiento de la parte final de la canal y nos encontramos los restos de un alud de nieve transformada. Los grandes bolos tapan por completo nuestras huellas de subida.
Mucho respeto a la montaña, que esta peligrosa esta temporada. El alud ha caído desde la parte alta del Pollego Inferior, se ha deslizado por la cara este hasta llegar a una de las grandes paredes que flanquean la canal principal. Apuramos los últimos giros hasta el bosque pensando en la suerte que hemos tenido esta vez.

Un paseo entre las nubes
Un paseo entre las nubes
Restos del alu
Restos del alud
Giros en el estrechamiento
Giros en el estrechamiento
Trazas de subida y últimos giros
Trazas de subida y últimos giros
Se acaba la bajada por la canal y toca portear de nuevo. Para hacer la vuelta un poco menos pesada decidimos coger otra senda menos pendiente que va hacia el refugio "Lluís Estasen".
Bordeamos unas altas paredes y después de unos minutos caminando la orientación de la ladera cambia a noreste. La cantidad de nieve aumenta considerablemente. Cruzamos un torrente que baja directo hacía la carretera. Nos paramos un momento y cuando queremos darnos cuenta ya estamos abrochándonos las fijaciones de nuevo.
El torrente está bastante sucio e irregular, tocará emplearse bien para no rascar las suelas bajando. Para nuestra sorpresa, la nieve de hace unos días esta en perfecto estado, fría, suelta y seca. Un poco de agro-ski por el bosque es la guinda del pastel.
Caminamos un poco menos de una hora por el bosque hasta volver de nuevo a la carretera. Ahora ya podemos tachar una montaña de esa lista que nunca para de crecer.

Porteando de nuevo
Porteando de nuevo
Unos últimos giros inesperados
Unos últimos giros inesperados

Topo de la salida
Topo de la salida
Fuente: Abel Mancho
Contenidos relacionados
15/01/2014
Empezamos el año con una salida fácil cerca de casa, la cara este del Vulturó (2.345 m) en Solsona, muy cerca de la estación de esquí de Port del Comte
06/01/2014
Nos acercamos a conocer la `Vallée Blanche`, el famoso itinerario fuerapista de la estación de Peyragudes
19/12/2013
Agradable foqueo por el valle sur del Casamanya.
30/11/2013
Salida de montaña por los alrededores de la antigua y mítica estación de Rasos de Peguera.
20/06/2013
Las magníficas condiciones de nieve de esta primavera 2013 nos animaron a acercarnos de nuevo a la montaña. Decidimos ir al norte de Andorra, buscando un poco de altura y orientación norte.
07/04/2013
Ascenso y descenso a la tímida Canal de l'Ordiguer, oculta entra grandes rocas en la vertiente norte del Cadí. Por fin tachamos de la lista otro de nuestros míticos objetivos.
Deja tu comentario


Introduce el código de seguridad que aparece en la imagen.
Publicidad
Buscar
Por favor, introduce un texto para buscar...
Contacto
Rellena el siguente formulario y ponte en contacto con nosotros. Te responderemos lo antes posible.



Enlaces
Síguenos